Buscando un apartamento para el verano

Un verano más me veo revisando la costa española buscando un buen apartamento bonito y barato. Y este año es más difícil que nunca. Una de las consecuencias de la pandemia para el sector turístico es que los precios bajaron debido a la contracción de la demanda. Pero todos sabíamos que era algo temporal. Y los precios de este 2022 están por encima de los anteriores a la pandemia. Pero a ver quién le dice a la familia que este año no hay playa por la escalada de precios, después de los dos veranos raros que llevamos.

Pero siempre hay formas de encontrar lugares un poco más asequibles si se busca bien. El problema es que todo debe hacerse por internet sin conocer los lugares personalmente. Y las fotos son, en este sentido, de una extraordinaria importancia. A veces, me sorprendo como los propietarios de esta clase de apartamentos turísticos suben a las webs de alquiler las típicas fotos mal enfocadas. ¿Quién va a coger una casa de esa forma?

Para mí, si hay buenas fotos es que, al menos, el propietario quiere dar buena imagen. Cuando descubrí un apartamento a un paso de la playa que nos gustaba con todo muy cuidado y a un precio no exorbitado, lo puse en favoritos. Y en las fotos tenía todo lo que buscábamos: un apartamento clásico con sus cortinas de hilos para puertas, su patio tipo andaluz y su terracita mirando al mar. No era muy nuevo, pero tampoco eso era algo que nos preocupara. Para nosotros es más importante la ubicación, la limpieza y las vistas. Si no tiene una televisión de último modelo o no tiene lavavajillas no es el fin del mundo.  

Y es que tanto mi mujer como yo veraneamos en casas de este tipo cuando éramos niños, con sus cortinas de hilos para puertas, un detalle que nos parece entrañable aparte de ser muy útil para que corra el aire pero que no entren invitados sorpresa en las habitaciones, de esos que luego te sacan la sangre por la noche. Pero bueno, un verano sin mosquitos, tampoco es verano.