Compartiendo despacho 

Muchas cosas han cambiado en los últimos tiempos en mi casa. De trabajar sola, día tras día, a compartir despacho con mi pareja. Todo comenzó cuando mi pareja tuvo que empezar a teletrabajar al inicio de la pandemia. Él no había teletrabajado nunca y le costó mucho adaptarse. Es animal de oficina de esos que disfruta estando rodeado de gente, en el fragor de la batalla. No le molesta el ruido ni la gente hablando. Al contrario, se pone nervioso con el exceso de silencio: justo al revés que yo.

Así que tuve que darle un cursillo acelerado de teletrabajo para que fuera adaptándose. Pero yo también me tuve que adaptar. Tras tres semanas trabajando en la misma casa (yo en mi despacho y él en el salón) el pobre me pidió si podía compartir despacho conmigo. Se sentía ‘solo’ en el salón y era incapaz de trabajar si no estaba con nadie a su lado. Así que le acogí en mi seno… pero tuvimos que hacer cambios en el despacho para habilitar una segunda ‘plaza’ de teletrabajo.

Lo primero fue Comprar Estores enrollables a medida baratos porque también le molestaba el sol. En su oficina no está acostumbrado a mirar por la ventana y, al parecer, le molestaba tener vistas a la calle. No me importó demasiado porque yo ya tenía la calle muy vista, pero además estos estores enrollables eran bastante traslúcidos con lo que tampoco me sentía encerrada. 

Pero, además, hubo que comprar una mesa más grande para el despacho. La suerte que teníamos es que la habitación que funcionaba de despacho era bastante grande y podían trabajar perfectamente dos personas. Lo que más costó, en realidad, no fue hacer cambios en el espacio o Comprar Estores enrollables a medida baratos, sino trabajar con el ruido de otras teclas junto a mí. Al contrario de lo que le pasaba a mi pareja, yo hacía muchos años que no compartía oficina con lo que estaba más que acostumbrada al silencio, incluso a hablar sola mientras tecleaba, algo que tuve que dejar de hacer cuando aterrizo mi pareja, aunque no él no le importa que hable: al contario, le relaja.