ESPERANDO PARA PODER IR A VER A MI AMIGO

Uno de mis amigos vive en un pueblo considerado hippie en el que hacen obradores en los que intentan que todos los que quieran aprendan cosas bastante útiles sobre todo viviendo en una aldea en la que tampoco hay demasiado que hacer para entretenerse. En los obradores te enseñan por ejemplo cómo trabajar el cuero para poder hacerte lo que puedas necesitar y para coser el cuero usan un cordón encerado y lustrado que no es que sea fácil de conseguir y por eso han tenido que ponerse en contacto con un fabricante de Cordón encerado y lustrado para que nunca falte en los obradores de cuero. 

Personalmente solamente he podido asistir a un obrador y no me dio tiempo a aprender demasiado pero cuando todo esto del coronavirus pase, espero volver a ir unos días de visita al pueblo de mi amigo, que dicho sea de paso me queda de camino para poder ir a esquiar. La aldea de mi amigo queda bastante cerca de la única montaña en la que se puede esquiar en Galicia, por lo que uno o dos día podemos ir a esquiar todo el día y al terminar vamos a dormir al pueblo de mi amigo. De esta manera te ahorras el madrugón para llegar a la montaña a la hora de apertura de las pistas. Y allí hay que aprovechar el tiempo ya que a las cinco de la tarde las estación de esquí cierra y hasta el día siguiente no puedes esquiar más.

Hace ya bastantes años que no puedo practicar mi esquí pero eso es como montar en bicicleta y rápidamente vuelves a coger el ritmo como antes, además habiendo aprendido de niño a esquiar es más sencillo recordar cómo se hace que habiendo aprendido de mayor. Sin ir más lejos el otro día encontré a una chica que también estaba buscando compañeros para ir a esquiar en cuanto se pueda, y le dije que cuando hubiese una oportunidad le avisaba e íbamos. 

 

Ojalá todo esto termine pronto y pueda tanto poder esquiar como poder ir a visitar a mi amigo al cual hace ya unos cuantos años que no veo.