RECORDANDO LOS VIEJOS ORDENADORES

El otro día vi en una tienda de ordenadores que ofertaba un panel Pc pantalla táctil y pensaba en lo que han cambiado los ordenadores desde que yo era un niño y jugaba en casa de mis amigos con el amstrad y el spectrum en los que no se diferenciaban los colores de los equipos con los que jugábamos. Aquella pantalla verde era algo novedoso para aquella época pero hoy en día se la enseñas a un niño y te dice que eso era una basura porque no entiende que en esa época era lo que había, no había ordenadores mejores. He de decir que a mi no me interesaron demasiado los ordenadores hasta hace bien poco, siempre había sido de los que prefieren las consolas de videojuegos porque en los ordenadores antiguos si querías jugar a un juego primero lo tenías que cargar con la cinta y aquello podía tardar bastante tiempo y con las consolas de videojuegos solamente había que meter el cartucho del juego y en menos de cinco minutos ya estabas jugando que querías. En los ordenadores antiguos no solo tenías que esperar demasiado sino que muchas veces parecía que iba a cargar te hacía esperar más de media hora y después el juego no cargaba, eso me molestaba mucho y fue el principal motivo por el que los ordenadores y yo no nos llevásemos bien. Por fortuna, los ordenadores han mejorado mucho y hoy en día son mucho más rápidos que los que había cuando yo era un niño, pero aún así para jugar sigo prefiriendo las consolas de videojuegos.

El ordenador hoy en día lo uso para trabajar y para ver películas y series porque no quiero meter juegos en el ordenador que me llenarían la memoria y harían que mi ordenador vaya si cabe más lento de lo que va hoy en día. He de ser justo con mi ordenador porque me ha dado un servicio durante estos años más que decente y hasta no hace mucho tiempo he empezado a tener algún que otro problema con él pero nada de demasiada importancia.