Una buena salud bucodental 

Solo nos acordamos de Santa Bárbara, cuando truena. Este dicho bien se puede aplicar a mi relación con los dentistas. Todos sabemos lo que hay que hacer, nos lo han enseñado desde pequeños. Somos conscientes de la importancia de una buena salud bucodental, y del coste que tiene un problema de este tipo. Bueno, de esto último a veces no somos muy conscientes porque si no, no se explican determinadas actitudes. 

Cuando hace unos años hice una revisión en mi clinica dental vigo me dijeron que debía tener cuidado con un par de caries, que eran muy pequeñitas pero que había que empastar esas piezas. Era una época para mí bastante intensa y anoté la tarea en mi libreta de pendientes. Pero mi lista de pendientes era tan alargada que lo del dentista se fue quedando atrás. Y así fue como un buen día un diente me empezó a doler. ¡Sorpresa! Una de las caries pequeñitas era mucho grande. Ya no era suficiente con un pequeño empaste.

Aquel problema me demostró, de nuevo, lo importante que es la salud bucodental y que en una lista de tareas pendientes siempre debe ser algo prioritario, no algo que se vaya dejando a ver qué pasa. Por suerte, en mi clínica dental Vigo saben lo que hacen y pudimos afrontar el problema. Pero tuvo un coste mucho más importante que el empaste y, además, supuso algunos quebraderos de cabeza para mí. Pero el único responsable era yo por mi apatía.

A partir de aquel momento, ya no volví a cometer el mismo error. Sigo a rajatabla las recomendaciones del dentista y hago mis revisiones periódicas. Es cierto que ir al dentista no suele ser algo muy divertido. Yo nunca me acostumbraré a estar echado en una camilla con la boca abierta mientras alguien me introduce aparatos metálicos en ella. Desde luego que no es algo natural, pero es imprescindible. Ahora tengo anotado en mi lista de pendientes la limpieza dental que ya toca. Y lo he subrayado en rojo para que no me olvide o lo deje a pasar una temporada…