La mejor oferta 

Cuando otras personas no vinculadas a mi sector de trabajo me preguntan por lo que hago, siempre me resulta un poco complicado hacérselo entender. De alguna forma, la mayor parte de mi trabajo gira en torno a comprar suministros y equipos a empresas para instalar dichos equipo en espacios industriales que pueden ser desde centrales nucleares a naves industriales o plataformas petrolíferas. 

Es una especie de labor de intermediación entre empresas ya que yo debo escuchar y valor ofertas junto a mi equipo y luego tengo que ofrecer esos componentes adquiridos a nuestro cliente que es el que ha firmado un contrato para que nosotros le suministremos determinado servicio que incluye, entre otros aspectos, los equipos mencionados. A mí me resulta sencillo y hasta entretenido el trabajo, al menos en la mayor parte de las ocasiones, aunque sí que supone cierto estrés negociar con unos y con otros.

En el último proyecto hemos aceptado una oferta de tegacom industrial que ya había trabajado con nosotros en varias ocasiones y también los clientes lo conocen sabiendo que se trata de una firma muy fiable tanto en relación a la eficiencia de sus aparatos como la atención al cliente en caso de incidencias. Al final, son tres actores los que participan en el negocio, y los tres deben cumplir su parte y quedar satisfechos con el acuerdo: los suministradores, nosotros como gestores del proyecto y el cliente final. 

Desde luego, cuando empecé a trabajar hace ya bastantes años no pensé que iba acabar en un departamento así. Como ingeniero químico, me imaginaba con un trabajo más ‘científico’ y no tan comercial. Pero las cosas van sucediendo y uno se va adaptando. Poco a poco, entiendes que en este sector la parte comercial también es importante.

Y como digo, al final lo he llegado a disfrutar. En este último proyecto en el que hemos confiado en tegacom industrial, entre otros suministradores, las cosas han salido bien hasta el momento. Es lo que tiene tener experiencia en la negociación y contar con vendedores y clientes que trabajan bien cuando hay un objetivo común.