Sorprende a tu familia con una bonita tarta casera

¿Qué sería de un cumpleaños sin una deliciosa tarta? Pues ese puede ser el regalo especial que tú hagas a un hermano o hermana o incluso a tus padres, si tu presupuesto no te da para realizar la compra de un regalo.

Cocinar una tarta es muy sencillo e incluso puedes hacerlo con pocos ingredientes sin tener que usar el horno. Solo necesitas una base de bizcocho cortada, que se vende en muchos supermercados, chocolate para cobertura y nata para montar. Escoge elementos para la decoración. También puedes hacer un delicioso jarabe para empapar el bizcocho y te explicaremos como.

Para hacer el jarabe necesitas 50 ml de agua y 50 gramos de azúcar. Tienes que calentar en un cazo la mezcla revolviendo hasta que se espese. Puedes usar la cáscara de una naranja o de un limón para darle aroma al jarabe. Una vez espeso estará listo para usar.

Coge uno de los trozos de bizcocho y colócalo sobre una bandeja. Con una espátula ponle el jarabe de forma uniforme para que se vaya empapando. A continuación, toca montar nata liquida con una batidora de varillas. La nata tiene que estar muy fría para que monte bien y también deben de estarlo el vaso y las varillas.

Extiende una generosa capa de nata sobre la base del bizcocho y coloca la otra mitad encima. Nuevamente, empapa el bizcocho con el jarabe. Recuerda que se trata de que quede jugoso, pero sin que se rompa o esté demasiado aguado.

Calienta el chocolate especial para cobertura en el microondas y una vez listo extiéndelo con la espátula para que recubra todo el bizcocho. Se trata de que no se vea absolutamente nada. Deja que enfría y el recubrimiento se endurezca.

Adorna la tarta usando lápices para decorar tartas, flores, perlas de colores o fideos de chocolate. En las secciones de repostería de los supermercados hay multitud de opciones. No olvides las velas con la edad de la persona que cumple o, si sabes que no le gusta que se sepa su edad, una graciosa interrogación para suplirlo.

Como ves, elaborar una tarta de cumpleaños es algo muy sencillo que está al alcance de cualquiera sin tener conocimientos de cocina y sin haber tenido que encender ni un fuego. Eso sí, recuerda dejarlo todo recogido en la cocina para evitar que en lugar de sorpresa sea todo un disgusto.